¿Cómo debe ser mi fotoprotector?

Actualmente, en nuestra sociedad estar bronceado se ha convertido en signo de bienestar, salud y belleza. Además, el sol tiene muchos beneficios para nuestra salud ya que mejora los síntomas de muchas enfermedades, es necesario para que sinteticemos vitamina D e incluso influye en nuestro estado de ánimo.
Pero el sol también es responsable de daños para la salud a corto y largo plazo como son:
En la piel: envejecimiento prematuro de la piel, pigmentaciones, alergias, enrojecimiento, picores, quemaduras, herpes, melanoma,
En los ojos: inflamación en la córnea, iris y conjuntiva, cataratas, ceguera, cáncer
Sistema inmunitario: debilita el sistema inmunitario.

¿Se puede disfrutar del sol sin correr riesgos? ¡¡Si!!

Podemos disfrutar del sol y beneficiarnos de todas sus propiedades utilizando un fotoprotector adecuado para nuestra piel, porque no todas las pieles tienen las mismas necesidades ni están sometidas a las mismas actividades.

¿Qué tenemos que tener en cuenta?

  1. Sensibilidad al sol

De manera natural existen pieles más sensibles al sol, son aquellas que reaccionan de manera exagerada a la exposición, y sufren rojeces, picores, erupciones o quemadruas.

En cambio, hay pieles que normalmente no lo son pero en un determinado momento de la vida pueden volverse sensibles puntualmente: embarazo, tratamiento estético (peeling, laser,..) o tratamiento farmacológico.

Si estas bajo tratamiento farmacológico y no sabes si tu medicación puede producirte fotosensibilidad, consulta: medicamentos fotosensibles o ven a la farmacia y pregúntanos.

2. Fototipo

El fototipo cutáneo es la clasificación de la piel en función de sus características genéticas (de raza) y su respuesta al sol. Encontramos 6 tipos, desde el fototipo I de piel, ojos y cabello muy claros, muy vulnerables al sol, hasta el fototipo VI, de piel, ojos y cabello muy oscuro (raza negra) más protegidos frente a la quemadura.

fototipos

  1. Actividad a realizar y tiempo de exposición

Hay que tener en cuenta la actividad que se va a realizar y cuanto tiempo se va a estar expuesto al sol. No utilizaremos la misma fotoprotección para estar una semana de vacaciones en la playa/montaña que la que usamos diariamente para hacer el trayecto casa-trabajo, o para salir a hacer deporte.

Por ejemplo: para hacer deporte necesitaremos un fotoprotector de fácil aplicación que se absorba rápidamente y no sea eliminado por el sudor.

  1. Que tipo de piel tengo/que textura necesito

Actualmente existen en el mercado una gran variedad de texturas que se adaptan a las necesidades de cada tipo de piel, encontramos:

Para pieles secas: cremas, con o sin color.

Para pieles mixtas/grasas: emulsiones, fluidos y fluidos ligeros con y sin color, cremigeles.

Para piel acneica: emulsiones oil free.

Para el cuerpo: leche, spray, aceites nutritivos y aceites secos, cremigeles.

Para zonas pilosas: fluidos de rápida absorción.

Para zonas sensibles (cicatrices, manchas): sticks y barras, con o sin color, cómodas de llevar todo el día.

Maquillajes: fluidos, compacto(en crema y oil free) en una gran variedad de tonalidades.

gama ladival

¿Todas las marcas son seguras?¿Qué debe tener un fotoprotector?

No todos los fotoprotectores del mercado cumplen con las recomendaciones y normativas de la Comisión Europea

  1. Eficacia. Es equilibrado frente UVA/UVB

Para saber si cumple la recomendación y que el fotoprotector es equilibrado y nos protege frente las dos tipos de radiación tendremos que fijarnos en el etiquetado del envase y buscar el siguiente logo:

Únicamente aquellos que han demostrado ser equilibrados frente a las radaciones UVA y UVB tienen permitido lucirlo.

logo uva

  1. Fotoestabilidad

El fotoprotector debe demostrar que es estable frente a la radiación solar, es decir, que el sol no lo va estropeando y que es capaz de mantener sus propiedades.

  1. Permanencia sobre la piel/Sustantividad

Sustantividad: Debe asegurarnos una protección uniforme, es decir, que al extender la crema la piel este igualmente protegida en todas las zonas donde la hayas aplicado.

Permanencia: debemos tener en cuenta si el fotoprotector elegido es resistente al agua y/o el sudor. Debe asegurarnos también que no se va eliminando mediante fricción.

Podemos encontrar dos tipos: water resistant o very water resistant(waterproof).

Imprescindible:

  1. Aplicar la cantidad necesaria para cubrir cada zona.
  2. Aplicar 30 minutos antes de la exposición.
  3. Renovar cada 2 horas y después de cada baño.
  4. Intenta evitar la exposición directa en las horas centrales del día (12-16h).
  5. No olvides la protección física (gafas de sol, sombrilla, gorra…).

Si aún no sabes cual es el fotoprotector más adecuado para ti puedes venir a la Farmacia Casanova donde encontrarás personal experto que te aconsejará y te explicará cual es el ideal para ti. Además, disponemos de un dermoanalizador con el cual podemos medir el indice de melanina de la zona que te preocupe.

Espero que estas líneas te hayan resultado interesantes. Puedes dejar tus consultas anónimas en nuestra Web: http://www.farmac.es/ las responderemos a la mayor brevedad o visitarnos en facebook: Facebook Farmacia Casanova. Para más información de la farmacia entra en http://goo.gl/VDXua

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cuidado personal, DIVULGACIÓN, PROMOCIONES Y DESCUENTOS y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s